«DEL PROYECTO AL HECHO» BALANCE 2021

Concejo Villa Gobernador Galvez

«Para mí es la única forma de hacer política es trabajando junto a otros y otras todo el año, no solo cuando hay elecciones»

La concejala Marisa Bernal dialogó con VGG Noticias hizo un balance de su gestión en el Concejo Deliberante durante el año, atravesado por la pandemia y las elecciones locales y nacionales.

Este diciembre cumpliste dos años de mandato como concejala de la ciudad ¿cuál es el balance que haces de tu trabajo a lo largo de este 2021?

El balance de trabajo es positivo, fue un año muy complejo, muy largo con muchas cuestiones a resolver e intentamos estar a la altura de esta complejidad histórica. Por supuesto, hace falta mucho más trabajo y voluntad política para poder dar solución a las problemáticas estructurales que afectan a nuestra ciudad y provincia. Digo que es muy complejo, porque iniciamos el 2021 con la crisis de la pandemia a cuestas, teniendo que resolver lo urgente que era la vacunación de nuestra población, estableciendo prioridades para llegar a todos y todas, pero arrastrando una crisis económica muy aguda, producida por cuatro años de un gobierno nacional que nunca priorizó las necesidades de las mayorías y agravada por la crisis económica que generó la pandemia a nivel mundial. Es así cómo ya desde Febrero nos pusimos a trabajar en el concejo para garantizar que la vacunación llegará a todos los ciudadanos villagalvences, exigiendo que se informen cuántas vacunas se iban entregando a la ciudad, la cantidad de vacunados y los criterios de selección de las personas priorizadas. Cuando vimos que los casos fueron creciendo y la situación de la gente internada se agravaba, exigimos desde el Concejo la conformación del Comité de Crisis para enfrentar la Segunda Ola. En este contexto, fue un desafío poder sostener otras agendas que son también prioritarias y que tampoco pueden esperar. Por eso seguimos trabajando en torno a ejes centrales para nuestra ciudad como lo son las políticas públicas con perspectiva de género, políticas en torno a la protección de nuestro ambiente y como dije, por supuesto el problema de la salud desde una mirada integral, y no sólo atendiendo a problemas derivados del covid-19.

¿Cómo afectó a esta superposición de agendas el hecho de que este haya sido un año electoral?

Desde mi lugar, intento que los años electorales no influyan negativamente en mi trabajo legislativo. Esta cuestión de que los políticos y funcionarios dejan de trabajar cuando comienzan las campañas es un vicio que hay que eliminar. Yo soy una funcionaria pública con una responsabilidad política y social para con el pueblo y no puedo ni debo dejar de legislar a la hora de hacer campaña, en todo caso hay que redoblar esfuerzos, porque una no milita sólo cuando el calendario electoral lo marca sino todos los días del año. Esta para mí es la única forma de hacer política, trabajando junto a otros y otras todo el año para mejorar las condiciones de vida de toda la comunidad, y el trabajo en el Concejo es una parte importante de eso pero no la única. De lo contrario sucede que los políticos se burocratizan, se encierran dentro de las paredes de las instituciones y salen sólo cuando hay que conseguir votos. Esas son las prácticas que alejan a la gente de la política, y son las prácticas que hay que erradicar para que los ciudadanos se entusiasmen nuevamente con la política como una herramienta de transformación de nuestras realidades.

¿Cuál es tu balance de las elecciones de este año?

En primer lugar, diria que el balance es muy positivo. Yo quedé muy contenta con nuestra participación en la campaña, pudimos hacer un aporte al Frente Progresista Cívico y Social en términos de sumar mucha gente jóven a trabajar con nosotros. Creemos que es necesario renovar y reinventarnos, volviendo a entusiasmar a las juventudes y con un horizonte de transformación de nuestras ciudades en términos de hacer crecer nuestros derechos y no de perderlos, en términos de conseguir mayores igualdades y libertades y achicar las brechas que separan a los jóvenes, las mujeres, las disidencias, los trabajadores de la economía popular y trabajadores asalariados que vienen perdiendo poder adquisitivo hace años y ven sus derechos laborales amenazados. En ese sentido, en la campaña pudimos presentar la lista Construcción Colectiva desde el Pares junto al PDP buscando aportar la militancia de estas juventudes y fortalecer desde la pluralidad y la diversidad la política del FPCyS. Junto a Cecilia Molinas, que fue candidata por la lista, venimos trabajando desde hace años para mejorar la vida de los vecinos y vecinas. Este son el tipo de candidaturas que necesitamos, personas como Cecilia que trabaja junto a los jóvenes pescadores de la ciudad, organizando los espacios de trabajo así como la formación en oficios, y también motorizando huertas comunitarias donde las juventudes y las mujeres cabezas de familia plantan, producen, intercambian y venden los productos, es decir, generando un espacio de encuentro, contención y trabajo.

En segundo lugar, creo que los números del FPCyS son buenos, salimos primera fuerza en las generales aunque retrocedimos con respecto al 2017 que habíamos podido conseguir tres concejales. Creo que desde hace algunos años la coyuntura política y la realidad social nos exige que podamos reinventarnos y renovarnos, pero no hay que equivocarse, esto no significa caminar hacia cualquier lado. La renovación no puede ser acercarnos a los espacios que son los principales responsables políticos de la crisis económica y social que estamos atravesando (y que se agrava con la pandemia). Me refiero al PRO que luego de cuatro años de políticas sumamente antipopulares, como lo fueron los tarifazos, los intentos de reformas laborales en contra de los trabajadores, y por supuesto, el endeudamiento masivo y odioso que realizaron. Nuestros horizontes son completamente diferentes a estas políticas neoliberales que tanto daño le han hecho al país desde hace décadas.

Con respecto al año que viene ¿cuales son tus proyecciones políticas de trabajo en el Concejo?

El año que viene vamos a seguir por el camino que emprendimos estos dos años, trabajando para presentar proyectos legislativos que supongan herramientas concretas de transformación de la ciudad y no proyectos testimoniales. Para esto vamos a seguir trabajando de cerca con el ejecutivo, articulando con sus áreas y secretarías para poder resolver los problemas concretos de nuestra Ciudad y darle herramientas y derechos a nuestros vecinos y vecinas. Creo que hemos comenzado desde hace unos años una tarea de recuperación institucional en nuestra ciudad en general y del Concejo en particular. Esto implica por supuesto un trabajo serio en la elaboración de proyectos, desde un punto de vista político y técnico, pero sobre todo implica poder abrir la institución a la participación del pueblo acercándolo a sus necesidades. Es por eso que el año que viene quiero redoblar el trabajo territorial, patear periódicamente los barrios de la ciudad es una tarea fundamental para poder conectar el trabajo en el Concejo con las necesidades de las mayorías, y sobre todo para apuntalar, en la medida de los posible, la organización de los mismos vecinos y vecinas que buscan dar soluciones colectivas a sus problemas.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario